El caballo blanco - LETRAS

 

NOTA: Las que faltan se irán incorporando

El emigrante

44Adiós, mi España querida,
dentro de mi alma te llevo metida.
Aunque soy un emigrante,
jamás en la vida yo podré olvidarte.

Al salir de España un día
volví la cara llorando
porque lo que más quería
atrás me lo iba dejando.
Llevaba por compañera
a mi Virgen de San Gil,
un recuerdo y una pena
y un rosario de marfil.

Adiós, mi España querida,
dentro de mi alma te llevo metida.
Aunque soy un emigrante,
jamás en la vida yo podré olvidarte.

Con mi Patria y con mi novia
y mi Virgen de San Gil
y mi rosario de cuentas
yo me quisiera morir…
¡Morir! ¡Morir!

Lucerito

36¡Ay!
¡Ay! Por la sierra
solo me pongo a cantar.
Por la sierra
solo me pongo a cantar.
Porque si lloro de pena
me da miedo tanta soledad.

Porque si lloro de pena
me da miedo tanta soledad.

¡Ay, Lucerito mío!
Cuando yo me muera
no quiero estar tan solo.
Quiero estar… ¡Ay!...
a tu vera.

 

Malagueña salerosa

10¡Qué bonitos ojos tienes debajo de esas dos cejas!
Debajo de esas dos cejas, ¡qué bonitos ojos tienes!
Ellos me quieren mirar pero ¡si tú no los dejas!,
pero ¡si tú no los dejas
ni siquiera parpadear!

¡Malagueña salerosa!

Besar tus labios quisiera…
besar tus labios quisiera…

¡Malagueña salerosa!

Y decirte, niña hermosa.
Eres linda y hechicera,
eres linda y hechicera
como el candor de una rosa.

Si por pobre me desprecias
yo te concedo razón.
Yo te concedo razón,
si por pobre me desprecias.

Yo no te ofrezco riquezas,
te ofrezco mi corazón.
Te ofrezco mi corazón
a cambio de mi pobreza.

¡Malagueña salerosa!

Besar tus labios quisiera…
besar tus labios quisiera…

¡Malagueña salerosa!

Y decirte, niña hermosa.
Eres linda y hechicera,
eres linda y hechicera
como el candor de una rosa.


Como el candor…
 de una rosa.

 

Princesita

17Princesita…
Princesita, la de ojos azules y labios de grana.
Mariposa…
Mariposa de lindos colores, florecita de alegre mañana.
Mira al que, a tus plantas, suspira…
Quiere al que, adorándote, muere.
Besa, mi encantadora princesa,
al que a tus ojos azules, tus labios de grana,
tus lindos colores cautivan el alma.

Mírame, quiéreme, bésame, bésame…

En tus ojos hay sol de esperanza,
en tu boca hay olor de claveles;
en tu risa argentina, alegría,
y en tu boca el dulzor de las mieles.

Princesita, yo te quiero.
Quiéreme porque me muero… ¡Aaaay!

Princesita…
Princesita, la de ojos azules y labios de grana.
Mariposa…
Mariposa de lindos colores, florecita de alegre mañana.

 

El pastor

5Va el pastor con su rebaño
al despuntar la mañana
bajando por el sendero
de la sierra a la pradera.
Va musitando (o “musicando”) sus quejas
con su flautín de carrizo
seguido por sus ovejas
como si fuera un hechizo

El flautín del pastor
¡Ay, ay, ay! , canta así…

El pastor ya va de vuelta
pues el sol se está ocultando.
Va subiendo por la cuesta
para guardar su rebaño.
Con su flautín va llamando
una a una a sus ovejas
y les va comunicando
sus goces y sus tristezas.

El flautín del pastor
¡Ay, ay, ay!, canta así…