El pequeño coronel-LETRAS

Letrillas de Lucena

15Si lo piden “por favor”
yo me quedo sin dinero,
si lo piden “por favor”,
pero no doy mi Lucero
ni al Sr. Corregidor.
Mi caballo es lo primero.

Un gallito se compró
una vieja en nochebuena
un gallito se compró.
Y antes de llegar la cena
el gallito se escapó.
¡Esa sí que estuvo buena!

 

 Caballo Lucero

63Escucha, caballo mío,  y deja de galopar,
mi  pena se lleva el río que va camino del mar.
Cortaron las rosas finas, las rosas de mi canción
y sólo quedan espinas sangrando en mi corazón.

Caballo Lucero con crines de plata
y estampa de acero
sobre tu montura ya no hay desventura,
mi fiel compañero.
Me curas la herida trotando ligero
y alegras mi vida, caballo Lucero,
caballo Lucero.

Camina a tierras lejanas que, libre, quiero soñar
al son de viejas campanas sintiendo tu galopar.
Conmigo a la serranía, Lucero, vente a vivir.
Se lleva la pena mía flotando el Guadalquivir.

Caballo Lucero con crines de plata
y estampa de acero
sobre tu montura ya no hay desventura,
mi fiel compañero.
Me curas la herida trotando ligero
y alegras mi vida, caballo Lucero,
¡Caballo Lucero!

 

Con el tirín tin tin

35¡Ay! De aquí no me mueve ningún bandido,
la cueva es grande y no llueve,
asustaditos los tengo.
Mira…hablan, ¡ay!, lo mismito que gallinas
con el tirín tin tin del temporal.

Venga uste(d) a mi puesto, mozo,
bandolero si se atreve
que tengo agüita del pozo
fresquita más que la nieve.

¡Ay, qué partida!

Tengo aceitunas y son de Almería
y naranjitas de China,
moscateles de la parra
y dos trabucos que atinan
al compás de mi guitarra.

De todos me río… ¡ay! De todos me río
 ¡Ay! De todos me río  ¡Ay! De todos me río…
y tiritando ya estáis de frío.

 

Nana del trabuco

44A la nana nanita del bandolero
que mi niño tirita del aguacero.
Duerme tú, mi capullo, flor de canela
mientras hace mi arrullo de centinela.
Que ya el pie mío, mojado y frío,
con la nana nanita se me ha dormido…

Duerme tú, mi lucero, que viene el Coco
a por los bandoleros que duermen poco.
Sueñan que a la lunita le canta el Cuco,
te verán tu manita con un trabuco.

Flor del romero…a la nana nanita
del bandolero.
 

 Se conoce al caballero

49En la mesa lo primero debe ser una oración.
No es servirse, ¡comilones!, lo mejor de la ración.
Quien se llene los deditos, servilleta debe usar.
Y al que nunca rompe un plato no lo deben regañar.

Se conoce al caballero por su modo de comer.
(En la mesa que es bendita, no se canta ni se grita)
¡Ni te debes relamer!
Se conoce al caballero por su modo de comer.
Se mastica despacito sin ruido y sin sorber.

El que come con los dedos no presuma de Señor.
Lo será quien pinche y corte con cuchillo y tenedor.
Si te gustan los manjares un glotón no debes ser
que el comer para la vida no es vivir para comer.

Se conoce al caballero por su modo de comer.
(El abuso es muy dañino y en la mesa y con el vino…)
¡No te debes exceder!

Se conoce al caballero por su modo de comer.
Se mastica despacito sin ruido y sin sorber.

Se conoce al caballero…
 por su modo de comer….

 

¡Ave, Maria!

41¡Ave, Maria!, fuente de hermosura,
dulce madre mía.
Eres nieve pura en el rosal.
De ti copian su aroma lirios y jazmines.
Luz te pide el Sol y arrullo el claro manantial.

Santa María, virgen y madre… ¡Te quiero!
Haz que de tu mano siga el buen sendero.
Tiéndenos tu amor…desde el altar,
que yo te ofrezco el corazón de mi cantar.
¡¡¡Ave!!!

 

La banda del Cu cu

65¡Que yo, que tú, la banda del Cu cu!
¡Que yo, que tú, la banda del Cu cu!

Siete trabucos cruzan la sierra,
siete navajas buscando guerra.
Llega entre coplas nuestra partida,
tiembla de miedo la serranía…

¡Que yo, que tú, la banda del Cu cu!

Por esta cuadrilla de gran corazón
postrado de rodillas pido compasión.
Queriendo matarme llegó un impostor
supieron salvarme con celo y amor.

¡Que yo, que tú, la banda del Cu cu!
¡Que yo, que tú, la banda del Cu cu!

Un chiquillo con salero su lección nos quiso dar
y nos trajo al buen sendero por la gracia de un cantar.

¡Que yo, que tú, la banda del Cu cu!
¡Que yo, que tú, la banda del Cu cu!

Como un hijo le queremos, nuestro abrazo es el más fiel
y por siempre admiraremos al Pequeño Coronel.

Los siete conmigo tendréis el favor,
yo soy buen amigo del Corregidor.
Que os debo la vida sabré recordar,
cuadrilla querida del viejo cantar.

¡Que yo, que tú, la banda del Cu cu!
¡Que yo, que tú, la banda del Cu cu!