Saeta del ruiseñor (1957)

Mapa de PriegoPriego de Córdoba es el escenario elegido para ser la "Villalegre", en la ficción el pueblo de Joselito. Quimeras inalcanzables, ilusiones y desilusiones se dan cita en esta segunda entrega del pequeño genio. Y, leyendo entre líneas, no resulta difícil adivinar fragmentos de su propia vida que va desgranando con generosidad. En minúsculas dosis pero sin tonos de grises; blanco o negro. Al igual que un álbum de figuritas donde "la difícil" tardaría mucho en llegar.

El ruiseñor lidera aquí la "temible" banda del tirachinos. Tras la estrepitosa derrota en el épico "Combate de las cebollas" contra el Colo y sus secuaces se encontrará con aquella niña ciega a quien dedicará todo su esfuerzo y, sobre todo, su talento para recaudar los fondos necesarios para su Adarveoperación en "las Américas".

Bellísimas melodías para aquel niño que se salía de la vaina por cantar y cantar.Poco importaba que interrumpiera la secuencia cuando se trataba de ofrecer lo que mejor sabía.

Homenaje merecidoInolvidable la Canción del eco o ¿Dónde estará mi vida?

Si hasta parecía que los instrumentos se replegaban dejando, a ratos, de sonar embelesados con aquella voz de extraña y excepcional tesitura y difícil de seguir.

La ceremonia de Semana Santa, la Saeta con un ruego que sonaba a imposible y aquel vibrante final con La luz de tus ojos hilvanaron el despegue definitivo del ruiseñor de España.

Y nosotros...felices: tendriamos Joselito para rato.